CRUZ DE MAYO
[Ir Enlaces]

         El origen de las fiestas en honor a la Santa Cruz se pierde en el tiempo. Religiosamente, parecen tener su origen en el hallazgo por Santa Elena de la cruz donde murió Cristo.

         Como afirma Antonio Merino Madrid en su "Ensayo sobre fiestas populares", los libros litúrgicos contienen dos fiestas dedicadas al culto de la Cruz: por un lado la Invención de la Santa Cruz, -fiesta del 3 de mayo-, y la Exaltación, -el 14 de septiembre-. La Exaltación, que conmemora la dedicación de las basílicas de Jerusalén, es de origen oriental y no pasó a occidente hasta fines del siglo VII, a través del rito romano, la de la Santa Cruz si que es conmemorada desde antiguo. En España aparece en todos los calendarios y fuentes litúrgicas mozárabes, poniéndola en relación con el relato del hallazgo por Santa Elena de la auténtica Cruz de Cristo.

         La historia narra como en el emperador Constantino, en el sexto año de su reinado, se enfrenta contra los bárbaros a orillas del Danubio, en una batalla cuya victoria se cree imposible a causa de la magnitud del ejército enemigo. Una noche Constantino tiene una visión en el cielo en la que se le apareció brillante la Cruz de Cristo y encima de ella unas palabras, "In hoc signo vincis" (Con esta señal vencerás). El emperador hizo construir una Cruz y la puso al frente de su ejército, que entonces venció sin dificultad a la multitud enemiga. De vuelta a la ciudad, averiguado el significado de la Cruz, Constantino se hizo bautizar en la religión cristiana y mandó edificar iglesias. Enseguida envió a su madre, Santa Elena, a Jerusalén en busca de la verdadera Cruz de Cristo. Una vez en la ciudad sagrada, Elena mandó llamar a los más sabios sacerdotes y logró hallar el lugar donde se encontraba la Cruz, pero no estaba sola. En el monte donde la tradición situaba la muerte de Cristo, encontró tres maderos ensangrentados ocultos y para descubrir cuál era la verdadera cruz donde falleció Cristo, colocó una a una las cruces sobre personas enfermas, e incluso muertos, que se curaban o resucitaban al tocar la cruz que había sido la de Cristo. A partir de ahí nace la veneración a la Santa Cruz, ya que Santa Elena murió rogando a todos los que creen en Cristo que celebraran la conmemoración del día en que fue encontrada la Cruz.

         El emperador Constantino fue considerado en el medievo occidental como prototipo del príncipe cristiano y se le rodeó de multitud de relatos fabulosos. Pero se da la circunstancia de que además, la celebración de estas fiestas primaverales, es anterior al propio emperador Constantino. En la Lex Romana Visigothorum, promulgada por Recesvinto en el año 654, y renovada por Ervigio el 681, se menciona esta festividad comparándola, por lo que se refiere a su solemnidad, con las mayores del año eclesiástico. También en el Leccionario de Silos aparece con el nombre de dies Sanctae Crucis, siendo éste el más antiguo testimonio de su conmemoración en España, ya que desde la primera mitad del siglo VII se tiene conocimiento de la existencia en España de reliquias de la Cruz, concretamente en sendas iglesias de Mérida y Guadix. Finalmente, hay que añadir que el culto a la Cruz en general es aún más antiguo, pues sabemos que en el año 599 se celebró en la Catedral de la Santa Cruz el II Concilio de Barcelona, lo que implica a su vez una advocación anterior. Se da, por otro lado, la circunstancia de que la Cruz de Cristo fue robada y el emperador Heraclio en el año 614 logró rescatarla. Cuenta la tradición que cuando la cruz volvió a Jerusalén el emperador organizó una gran comitiva para recibir la cruz, figurando él recubierto de lujosas ropas y ornamentos. Ocurrió entonces que le sobrevinieron grandes problemas para caminar, ante lo que el arzobispo de Jerusalén le pidió que se despojase de tanta riqueza ya que eso estaba en desacuerdo con la humildad de Cristo. Heraclio hizo esto y la comitiva pudo proseguir su traslado. Para evitar más robos la cruz se dividió en varios trozos. Uno fue llevado a Roma, otro a Constantinopla, otro quedó en Jerusalén y un último trozo fue hecho astillas para repartirlas por diversos templos de todo el mundo, que se llamaron "Veracruz".

         Origen popular

         En cambio, de la celebración popular de la fiesta de la Santa Cruz, la que más nos interesa, apenas hay datos antiguos. Los primeros testimonios que conocemos se remontan tan sólo al siglo XVIII, aunque este vacío documental no implica necesariamente que la fiesta no existiera desde antes. En cualquier caso, parece que la celebración popular de la Cruz de Mayo tal como hoy la conocemos alcanzó su máximo esplendor durante los siglos XVIII y XIX. Esta fiesta, en u vertiente popular, estuvo muy extendida por toda España, aunque con variaciones muy significativas de unos lugares a otros. A pesar de ello, la celebración ha presentado siempre en todas sus manifestaciones una serie constante de elementos comunes, como es el hecho de que el centro de la fiesta sea precisamente una cruz, de tamaño natural o reducido, que se adorna. A su alrededor se vive la fiesta, con bailes y coplas.

         La cruz, como símbolo de la Gloria.

         Una cruz que repleta de flores nos recuerda que en ese madero fue ejecutado Jesús de Nazaret. Un madero que en Andalucía decoramos con flores porque en ese patíbulo, en esa tortura despreciable y sádica, ha quedado para siempre catapultado el mal.

         Y por eso se ha erigido como el signo del cristiano porque en ella no terminó la historia. Sino que realmente empezó. Cristo venció a la muerte, resucitó y por eso la cruz de mayo tiene flores, porque es la cruz gloriosa. El mal ha sido vencido por el bien. Ese es el secreto. Y por eso Andalucía lo celebra cada mayo coincidiendo con la llegada de la primavera, con esa explosión de luz, color y olor que supone el despertar de la vida después del letargo invernal.

         Ahora bien, para que nuestras tradiciones y nuestras costumbres no se pierdan y cada año emerjan con más fuerza es muy importante recordar el sentido de cada fiesta. Porque si no corremos el riesgo de patinar y de progresivamente deslizarnos por la corriente del paganismo.

         La cruz de mayo es una fiesta eminentemente cristiana en la que celebramos que en la cruz el bien ha vencido al mal. A eso y a la vida que irrumpe de manera vertiginosa nos remite la cruz de mayo de nuestros pueblos y ciudades. Porque, como si se tratase de una fiesta que no queremos que se termine, estiramos la fiesta de la resurrección, la fiesta donde celebramos el misterio de nuestra redención.



                                  Nota: Pido disculpas de antemano por mostrar esta página incompleta,
                                  los datos e información que faltan los subiré en próximos días.

AÑO 2007

Lugar: Sede social de la Asociación en C/ Chancillería, 7.
Fecha y Hora: Viernes 25 de Mayo de 2007 a las 20:30 horas.

AÑO 2008

Lugar: Sede social de la Asociación en C/ Chancillería, 7.
Fecha y Hora: Viernes 23 de Mayo de 2008 a las 20:30 horas.



Enlaces:
(Último enlace añadido en "negrita")

Fotos de la Cruz de Mayo 2008.

Fotos de la Cruz de Mayo 2007.


Última modificación realizada: 26 - Junio - 2009